Un agente aduanal se interesó en esa maleta, ¡y su intuición salvó la vida de 330 inocentes!

Normalmente a Malasia llegan equipajes muy diversos, cuyo contenido no deja de sorprender a las autoridades aduaneras. Sin embargo, el último evento dejó a todos estremecidos. La aduana detuvo a un pasajero que transportaba una pesada maleta, la cual contenía, según las declaraciones del propietario, piedras. Pero resultó muy sospechoso el modo en el que venía embalada, así que decidieron abrirla.

tmg-article_tall-3

Al abrirla se llevaron una gran sorpresa.

tmg-article_tall-4

La maleta contenía 330 tortugas.

tmg-article_tall-5

Cada una de las tortugas venía envuelta en telas blancas para inmovilizarlas y evitar que se percibiera el sonido que hacen.

tmg-article_tall-6

Esta forma de transportar a las tortugas para el tráfico de animales no es nueva. Por lo general, las inmovilizan con cinta adhesiva durante el viaje.

tmg-article_tall-7

De las 330 tortugas todas pertenecen a especies que se hallan en peligro de extinción.Por suerte, la maleta fue descubierta, y todas las tortugas fueron puestas en custodia para ser devueltas a la naturaleza.

tmg-article_tall-9

El tráfico de animales ha ido en ascenso durante los últimos años y cada vez resultan más sofisticadas las técnicas de los contrabandistas para transportar la carga. Es un deber moral detener este tipo de práctica que atenta contra la naturaleza.

Curiosidades
Copyright 2017